ABENGOA. SOBRE EL FLOJO EBITDA ESTIMADO EN 100 M€ PARA 2020


Según al documento del acta de la reunión de accionistas de 2017 de Abengoa al que hemos tenido acceso, Abengoa contestaba lo siguiente, respecto a la modificación del EBITDA estimado para el 2020.

PREGUNTA:

Información adicional sobre métricas e hitos del “plan de incentivos a largo plazo” (ILP). Según los datos hasta ahora aportados, los objetivos necesarios del ILP para el devengo del componente variable son más laxos que los objetivos del “plan de viabilidad revisado” Por ejemplo: A falta de más información nos encontramos por ejemplo que el objetivo “a” para el presidente ejecutivo es llegar a los 100 millones de euros de EBITDA para el año 2020 en cambio según el “plan de viabilidad revisado” este EBITDA debería estar en los 314 millones de euros.

RESPUESTA DE ABENGOA

Al igual que en el caso anterior, el Plan de Incentivos a largo plazo no forma parte de las materias que se someten a la aprobación de la Junta General de Accionistas si bien es cierto que, en la medida en que el Presidente Ejecutivo está incluido entre los beneficiarios de dicho Plan, la Política de Remuneraciones cuya aprobación se propone, ha incluido los términos generales de dicho Plan de Incentivos, en lo que afecta al Presidente Ejecutivo.

Tal y como se ha indicado en la Política de Remuneraciones que se ha puesto a disposición de los accionistas como en el Informe de la Comisión de Nombramientos y Retribuciones que la justifica, una vez cumplida la condición que determina la activación del plan, referida en dicha Política de Remuneraciones), el devengo de las cantidades que en cada caso correspondan dependerá del cumplimiento de una serie de objetivos, concretados también en dicha Política de Remuneraciones, entre los que se encuentra, como Ud. menciona, que el ratio flujo de caja libre / Ebitda, en el año 2020, sea igual o mayor que 80% con un Ebitda que, en 2020, deberá ser igual o superior a 100M€.

En cuanto a los objetivos, es cierto que el Plan de Viabilidad Revisado que la Compañía hizo público en agosto de 2016 preveía que el Ebitda en el año 2020 sería de 314M€. No obstante, es importante señalar que dicho importe era una previsión que partía de la premisa de que la Compañía sería capaz de completar la restructuración y reactivar su actividad a pleno rendimiento en el último trimestre de 2016 cosa que, como es de dominio público, no fue posible. Por tanto, a la vista de los retrasos acaecidos en el cierre de la operación de restructuración, la Compañía ha revisado dichas previsiones, ajustándolas a valores que resultan más razonables y alcanzables en las nuevas circunstancias.

En cuanto a las métricas que determinan el importe que los beneficiarios tendrán a percibir en función del grado de cumplimiento de los objetivos, tal y como se indica en la Política de Remuneraciones que se ha publicado, éstas pueden resumirse de la siguiente manera:

NIVEL DE CUMPLIMIENTO % Importe (%)
90% 50%
95% 75%
100% 100%
110% 125%
120% 150%

Un cumplimiento de objetivos por debajo del 90% implicará que no se tendrá derecho a cobrar nada mientras que, en caso de cumplimiento por encima del 120%, el importe a cobrar estará limitado al 150%.

Por último, es importante recordar que dicho Plan de Incentivos a Largo Plazo se ha aprobado en cumplimiento de las obligaciones asumidas por la Compañía bajo el contrato de restructuración suscrito por ésta con sus acreedores el pasado 24 de septiembre de 2016, con el objetivo de retener y motivar a las personas clave cuya aportación es necesaria para lograr el cumplimiento del plan estratégico definido por la Compañía. Por ello, tal y como se ha señalado, la Compañía ha considerado razonable ajustar las previsiones a unos valores más conservadores que sean alcanzables los cuales son los que se han fijado como objetivo en el plan de incentivos a largo plazo.


Opinión de UMA al respecto:

Dado que en el 2020 la empresa ya llevará rodado 4 años desde el proceso de reestructuración, pensamos que el EBITDA estimado para 2020 es muy bajo y es una forma de asegurarse con casi toda seguridad el 150% del importe con un esfuerzo mínimo. Gran parte de ese EBITDA se conseguirán con la desinversión de activos.

Pensamos que estas cifras deberían revisarse al alza, con el fin de mejorar ese EBITDA logrando desinversiones pero también una mayor actividad de negocio de la empresa. Sin duda esta modificación al alza de las previsiones del EBITDA, darían una buena imagen al mercado y demostrarían mayor implicación en la mejora de la empresa por parte de la actual directiva y Consejo.

Serían un gran sustituyo a la, parece ser, complicada gestión de comprar acciones en mínimo de cotización por parte de la directiva y Consejo.

 

Rating: 4.4/5. From 5 votes.
Please wait...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *